La logopedia es una disciplina que interviene en los trastornos relacionados con la comunicación, lenguaje y audición.

Asesoramiento a padres y/o tutores legales. Coordinación con los centros escolares, equipo de asesoramiento psicopedagógico (EAP) y/u otro profesionales que intervengan en el proceso del menor.

  • Afasias: pérdida selectiva por lesión neurológica de funciones previamente adquiridas, con lenguaje y comprensión limitada.
  • Retraso simple del lenguaje: centrado especialmente en el aspecto expresivo del lenguaje. Mantenimiento de la comprensión o leve afectación. Pronóstico favorable y evolución positiva.
  • Trastorno específico del lenguaje: limitación en la capacidad del lenguaje en adquisición, comprensión o expresión del lenguaje hablado o escrito.
  • Trastornos de la voz.
  • Disfonías: cambio de voz anormal ya que existe un problema en las cuerdas vocales, siendo la vibración defectuosa y generando que la voz salga con alteraciones (ronca, rasposa, apagada, entrecortada…).

  • Disartria: Problemas para organizar patrones de la comunicación/expresión verbal debido a lesión en área cerebral motora.
  • Dislalia: Mala pronunciación de fonemas individuales.
  • Disfemia (tartamudez): Alteración en el acoplamiento de la respiración y la articulación motora. Acompañado por ansiedad, la cual también requerirá tratamiento.
  • Disglosia: Trastorno de la articulación de fonemas causados por malformaciones craneofaciales, trastornos de crecimiento, extirpaciones quirúrgicas…

La deglución atípica aparece cuando la lengua presiona con fuerza las arcadas dentarias o el maxilar superior o inferior en la zona anterior, lateral o en ambas.

Sino posicionamos bien la lengua al tragar, el músculo es super potente y en lugar de posicionarse en la zona del rafe del paladar o el alveolo tanto en reposo como cuando realizamos el acto de tragar, empuja bruscamente las arcadas dentarias.

La mordida puede corregirse con ortodoncia, pero sin una reeducación de la musculatura de la boca, rápidamente se volverán a mover las piezas dentales produciendo mordidas cruzadas, abiertas.