La intervención psicológica es siempre personalizada y se realiza desde un enfoque terapéutico integrador (cognitivo-conductual; terapia familiar; humanista; constructivista…).

Nuestro objetivo principal consiste en detectar, evaluar y/o diagnosticar las dificultades que presenta la persona en el momento de la demanda, así como personalizar el tratamiento que el profesional crea más adecuado.

Nuria Suhevic bellonch

  • Trastornos depresivos.
  • Trastornos de  ansiedad y/o fóbicos (agorafobia, fobia específica, fobia social…).
  • Estrés; estrés post-traumático.
  • Acoso laboral (mobbing).
  • Problemas de control de impulsos.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa, bulimia nerviosa…).
  • Trastornos de personalidad.
  • Problemas de autoimagen y autoestima.
  • Mejoras de habilidades sociales.
  • Crecimiento personal.

  • Estimulación general del desarrollo.
  • Estimulación sensorial.
  • Psicomotricidad.
  • Esquema corporal.
  • Trastornos del espectro autista.
  • TDA-H (trastorno con déficit de atención  con y sin  hiperactividad).
  • Discapacidad intelectual.
  • Trastornos de la comunicación (dificultades en habilidades sociales).
  • Trastorno específico del lenguaje (lectura, expresión escrita, matemáticas).
  • Trastornos de conducta.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Trastornos relacionados con traumas.
  • Trastornos de la conducta alimentaria (anorexia nerviosa; bulimia nerviosa…).
  • Trastornos de la eliminación (enuresis, ecopresis).
  • Trastornos de ansiedad y/o fóbicos (ansiedad social; fobia específica…).
  • Trastornos depresivos.
  • Acoso escolar (bullying).

Asesoramiento a padres y/o tutores legales. Coordinación con los centros escolares, equipo de asesoramiento psicopedagógico (EAP) y/u otro profesionales que intervengan en el proceso del menor.

La terapia individual es un espacio de encuentro entre el psicólogo y la persona que solicita la demanda terapéutica.   

La relación de ayuda está centrada en el respeto, la confidencialidad y  la aceptación de las  emociones y vivencias que generan malestar y angustia a la persona que acude a terapia.

La terapia de pareja es un espacio de reflexión, de confidencialidad y de respeto entre el profesional de la psicología y la pareja que realiza la demanda de ayuda.

Los principales motivos por los que las parejas acuden a terapia psicológica son los siguientes:

  • Celos
  • Problemas de comunicación
  • Infidelidades
  • Problemas de control de impulsos/ agresividad
  • Procesos de separación/divorcios, etc…

La terapia familiar sistémica es un enfoque terapéutico global e integral en el que el psicólogo analiza las dinámicas, funcionamientos de cada miembro de la familia, límites, jerarquías  y pautas de relación que afectan directamente a la/s persona/s que solicita/n la ayuda profesional. 

Desde esta perspectiva psicológica se puede abordar cualquier dificultad psicológica y emocional que presente la persona que solicita ayuda profesional, tanto a nivel familiar, de pareja, social o consigo misma.

El trabajo terapéutico sistémico se puede realizar de forma individual o con todos o algunos de los miembros de la familia solicitante.